PANIFICADORA

Hoy voy a hablar de mi panificadora, ventajas, desventajas, pros y contras, etc




Panificadora
Panificadora




No es, ni lo que más utilizo, ni uno de mis "imprescindibles" pero, como quiero publicar una entrada para hablar de mi pan de molde, pues tengo que hablar antes de mi panificadora. Edito pues, cuando escribí esta entrada mi hija era más pequeña y no comía nada de pan, hasta que empecé a prepararle el pan de sandwich en la panificadora. Es el único que come así que, desde entonces, todas las semanas hago una o dos veces pan y es el que comemos habitualmente.

Tengo que confesar que tengo la panificadora desde hace más de 8 años y es ahora cuando realmente le estoy sacando partido. La compré en Makro muy baratita, creo recordar que no llegaba a los 25 euros y, para una entusiasta de todo tipo de artilugios y pequeños electrodomésticos, suponía un verdadero chollo, ¡había que comprarla!

Es de la marca Norm.
Últimamente la he visto pero mucho más cara, creo que no baja de los 60€.

Mi panificadora tiene 12 programas: 1) Base (para panes blancos y pan de centeno y trigo), 2) Pan Blanco (para panes de harina blanco, tipo francés), 3) Pan integral, 4) Rápido (para hacer panes en la mitad de tiempo), 5) Pan dulce (para masa de galletas, pan dulce, recetas con azúcar, etc), 6) Ultra rápido I (amasa, leuda y hornea aproximadamente 750 gr de pan en un tiempo más corto), 7) Ultra rápido II (idéntico al Ultra rápido I pero para panes de 1 kg), 8) Amasado (amasa y leuda, para luego darle forma si queremos  meterlo en el horno), 9) Mermelada (con él se puede hacer la mermelada en casa), 10) Pasteles (amasa, leuda y hornea con polvo de hornear, levadura tipo royal, para bizcochos), 11) bocadillos (para pan tipo sandwich, pan ligero con corteza delgada), 12) Hornear (con este programa se hornea sin amasado y leudado previo).




Panificadora
Panificadora



Aparte tiene la opción de elegir entre una corteza clara, medianamente dorada y oscura.
La capacidad de esta panificadora  es para un pan de 1kg aunque en 5 de sus programas nos da la opción de elegir el peso del mismo.
Tiene programador, muy cómodo, sobre todo porque se puede dejar los ingredientes dentro por la noche y programarlo para tener pan recién hecho cuando nos levantamos por la mañana.

Podéis encontrar panificadoras de todo tipo de precios, desde muy caras a muy baratas. La mía fue muy barata, tiene ya 8 años y me ha dado un resultado impresionante. Según me han dicho, la que venden de vez en cuando en Lidl (sobre los 50€) también sale muy buena y, seguro que así es, pues creo que no puede variar tanto una de otra. Por si estáis interesados, ésta de Amazon es muy parecida a la mía, tiene los mismos programas.




Confieso que la he tenido decorando mi cocina durante estos años y que, gracias a que la cocina es grande, no la he regalado antes.

Pero, es ahora cuando la tengo en uso, al menos una o dos veces por semana. ¿Qué es lo que me ha hecho cambiar de parecer?:

Muy sencillo. A mí me gusta mucho el pan, pero el buen pan. Me muero por una buena barra de pan de pueblo o una hogaza con su miga, acompañada simplemente de aceite de oliva virgen con sal .... ¡ummmm! y no el que te venden en la tienda de turno precongelado.
Me la compré con toda la intención de hacer mi propio pan pero claro, el pan que sale de la panificadora tiene forma de pan de molde donde, en su mayoría lo que tienes es miga y no te sirve para hacer un bocadillo o simplemente para comer habitualmente, ya que yo tanta miga .... ¡como que no! Al final, desistí y, cuando quería hacer mi propio pan, lo amasaba a mano o con thermomix y luego al horno con la forma que más me gustase. Es cierto que con la panificadora también se puede ahorrar bastantes pasos si utilizas el programa de amasado. Con este programa la mezcla se amasa y leuda y, una vez terminado, lo único que resta por hacer es darle forma al pan y meterlo en el horno.

En definitiva ... ¡no le di mucho margen de confianza!

Fue a principios de este año cuando empecé de nuevo a hacer pan, algo que siempre me ha gustado, aunque no he llegado a ahondar mucho en el tema. Es ahora cuando estoy en ello y pienso publicar muchas cosas sobre el maravilloso mundo del pan. ¡Y es que, no hay nada mejor que el pan hecho en casa!

A mi hija no le gusta nada el pan de molde (a mí tampoco me apasiona, ¡seamos sinceros!) pero levantándome a las 6 de la mañana, que es cuando preparo su merienda y se la doy cuando la recojo del cole, me resultaba un tanto complicado tener pan blanco y  tierno. El caso es que las meriendas  eran una tortura, ¡con lo fácil que es un bocadillito a mitad de tarde!

Un día decidí probar la receta del pan de molde de Richard Bertinett. Había probado ya varias de las recetas de su libro PANES, del cual hablaré largo y tendido en otra ocasión porque ha supuesto un antes y un después en mi relación con la elaboración del pan. Y, ¡cuál fue  mi sorpresa cuando mi hija me dijo que era el mejor pan que había probado en su vida! Evidentemente, no podía perder la oportunidad de volver a hacerlo y, es así como a partir de ese momento, Nayeli merienda como la mayoría de los niños.

Como la forma que da el pan en panificadora es la del pan de molde, pues ¡genial! sólo tenía que echar los ingredientes y olvidarme del tema.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de una panificadora?

DESVENTAJAS:

- Ocupa bastante espacio, similar al de una freidora de las normales tirando a grandes.
- La única forma de pan que se puede obtener es similar al pan de molde.
- Se le queda el aspa del amasado dentro y, al quitarla, se queda un poco el hueco.



VENTAJAS:

- Se puede programar
- Tiene muchos programas para elegir. Si te gusta hacer tu propio pan, puedes amasar y leudar en la panificadora y, posteriormente, introducirlo en el horno.
- Es súper fácil de  limpiar. En primer lugar porque, prácticamente no se ensucia y, por otra parte, lo poco que se ensucia, se le da un poco con una esponja y un poco de lavavajillas y ya está.
- En verano, cuando me es imposible hacer pan por el calor que desprende el horno, la panificadora no da ningún calor y gasta menos energía.
- Perfecto para elaborar bollería, siempre y cuando no nos importe que el bizcocho salga siempre cuadrado.
- Su uso no puede ser más sencillo: Se introducen los ingredientes, programas y te olvidas de ello.

En resumen, ¿aconsejaría la compra de una panificadora?

Hace un año, si me hubierais hecho esa pregunta, os hubiera dicho, rotundamente, que no. Ahora mismo, con el uso que le estoy dando, evidentemente la cosa ha cambiado.
No obstante, necesitamos espacio para ella en la cocina. Quien lo tenga ... ¡adelante! y quien no lo tenga, aconsejo que, si no lo hace todavía, se decida a hacer pan en casa a mano o con ayuda de un robot, amasadora, etc,  por muchas razones pero entre las principales:

- Porque cada vez es más difícil encontrar panaderías de las buenas donde comprar un buen pan.
- Porque el hacer pan en casa te da la posibilidad de hacer todo tipo de panes, integrales, de cereales, con todo tipo de semillas, etc a nuestro gusto.
- Porque no hay nada mejor que el olor a pan recién hecho en tu propia casa.
- Si nos centramos en el pan de molde, ¡no os podéis imaginar la cantidad de conservantes que tienen los panes de molde comprados! si nos preocupamos un poco por nuestra salud, ¡no lo dudéis un solo momento!

Iré poniendo varias recetas y varios "paso a paso" sobre el pan. Os aconsejaría que os comprárais el libro de Bertinett, ideal para quien se inicia en este mundo con recetas muy sencillas  pero, por el momento, a día de hoy está agotadísimo así que la única opción es ir buscando recetas de Bertinett en internet.Edito pues ya está de nuevo a la venta. Podéis encontrarlo en Amazon.



No soy, ni muchísimo menos, una experta en panes, pero me gusta tanto que indago, experimento y leo muchísimo sobre el tema así que, poco a poco, espero poder ir perfeccionando la técnica.




















Blogging tips