¡MI BLOG CUMPLE UN AÑO! Balance de los primeros 12 meses

¡Madre mía, ya un año desde que decidí escribir mi primera  entrada! ¡Parece mentira!

Recuerdo cómo, después de tanto pensar y de que la gente me animase a ello, decidí dar el paso y empezar a escribir el blog. Han pasado ya 12 meses en los que ha pasado de todo.





Supongo que los que me entenderán perfectamente serán aquellos que, en su día, decidieron dar el paso como yo. En un primer momento te crees que es tan fácil como  abrir blogger o wordpress, darte de alta y empezar a escribir.

 ¡Nada más lejos de la realidad! Te adentras en un mundo nuevo, un mundo en que, conforme avanzas te das cuenta de que cada vez sabes menos.

Independientemente de que tu blog sea, o no, una manera de ganarte la vida, quieres que quede bonito, te inspiras en otros blogs que ves y, cada vez que ves una herramienta o algo que te gusta en otros blogs que puedan mejorar la imagen del tuyo, empiezas a investigar sobre cómo hacerlo y te vuelves loca.

Claro está que si mi blog formara parte de mi empresa hubiera contratado el diseño a un profesional pero, como es puro hobby, también lo es el diseño del mismo y ahí vamos aprendiendo poquito a poquito, soy autodidacta total y eso conlleva cometer fallos pero aprender muchísimo y, sobre todo, hacerlo muy tuyo.

En mi caso, no sé ya la de cursos que he hecho este año (fotografía, diseño de blogs, edición de fotos, cursos de photoshop...) Sí, ya sé que muchos dirán: "pues no se nota tanto, bonita" ¡jajaja!.  Ya, ya sé que todavía me queda mucho por mejorar pero, como dice Jackie Rueda en sus cursos, no hay que ver todo lo que nos queda por aprender sino todo el camino que hemos recorrido (escribiré una entrada especialmente dedicada a todos los cursos que he hecho en su escuela, por si le pudiera servir de ayuda a alguien).

Y eso es, precisamente, lo que yo hago: ver el camino recorrido. Me queda mucho por mejorar, tanto a nivel del blog (herramientas, diseño...)como en lo que respecta a fotografía, pero creo que he mejorado respecto al momento en que comencé a escribirlo y eso es lo que importa. Espero que el próximo año pueda decir lo mismo con respecto a este año y se note mejoría.

Por lo pronto me siento muy orgullosa de que el blog forme parte del 5% de los blogs que consiguen llegar a su primer año de vida una vez empezados. Cuando leí esta estadística me dije: ¡pues vaya! pero, la verdad es que, una vez que empiezas te das cuenta de que, si lo quieres hacer bien, lleva trabajo y constancia y, por supuesto, dedicarle muchas horas que dejas de dedicar a otras muchas cosas.

En mi caso, el blog ha supuesto un trabajo extra al que dedico muchísimo tiempo. Tengo mi profesión, trabajo en una multinacional francesa dedicada a la cosmética desde hace ya .... ¿20 AÑOOOOOS? ¡por favor, si soy una chiquilla!

Asimismo, tengo una niña de 11 años y un marido que también requieren de mi atención así que, entre trabajo, deberes, problemas cotidianos, etc intento buscar hueco para pensar recetas, fotografiarlas, descargarlas, editarlas, subirlas al blog y compartir momentos en redes sociales para conversar con aquellos que quieran leerme y leer yo la cantidad de blogs fantásticos que hay en la blogosfera.

Tengo que agradecer enormemente a mi marido todo su apoyo, tanto en cada curso nuevo que me he apuntado y que requiere inversión de dinero y tiempo, como cuando decido que necesito una cámara reflex nueva para conseguir mejores fotos.  Si no estoy segura de que sea el mejor momento para invertir en ello, él me dice que adelante y que esas cosas no se piensan ya que luego no encontraré mejor momento. Le mando a comprar los ingredientes para las recetas a las 20H00 cuando sale de trabajar el viernes y ni rechista y,  sobre todo, es único a la hora de animarme a seguir con el blog en los momentos bajos que, las que tenéis un blog sabéis que llegan de vez en cuando. Todo eso sin mencionar cada vez que le corto los planes para hacer algo porque necesito esas horas para que me ayude con alguna receta que se me ha antojado subir al blog.



Ramón y Nayeli


No me puedo olvidar y agradezco desde aquí, en especial, a todas las compañeras que hicieron el curso de BLOGGING ABC en la escuela de Jackie Rueda conmigo. Con ellas creamos una comunidad y grupo en el que nos apoyamos mutuamente. Nos ayudamos un montón, compartimos recursos, nos animamos, hacemos crítica constructiva de nuestros respectivos blogs  y creo que, gracias a ellas, conseguí el incentivo que más necesitaba en las horas más bajas porque, independientemente de que mi blog no sea mi medio de vida, le dedico tiempo y muchísimo cariño y el saber que hay gente detrás leyéndolo y sintiendo lo mismo que yo, me da los ánimos que necesito para seguir.

Si bien mi blog es todavía un bebé y tengo muchísimos proyectos en mente, soy realista y me conformo con ir poco a poco. Apunto todo lo que me gustaría hacer, para que sacando tiempo de aquí y de allá, algún día pueda llegar a hacerlo.

Y, por último, no me olvido de mi hija, motivo principal por el que decidí empezar a escribir este blog. Mi hija es española y mexicana, lo grita a los 4 vientos y está muy orgullosa de ello. Nacida en Madrid pero muy conquense por parte de madre y muy chiapaneca por parte de padre. Precisamente pensando en ella decidí escribir las recetas familiares, para que las tenga siempre a su disposición y no olvide nunca sus raíces. Así tendrá siempre a mano, la receta de paella de su abuelo Miguel y la del mole poblano que hace su abuela Tere.



Nayeli


Gracias a todos los que dedicáis unos minutos a leerme o me seguís en las redes sociales, ¡ojalá sigamos celebrando aniversarios juntos! Os agradezco enormemente el tiempo que le dedicáis a entrar, leer y dejar vuestro comentario, ¡no sabéis la ilusión que me hace recibir vuestros comentarios o preguntas y saber que hacéis las recetas!

¡GRACIAS!







Blogging tips