TRENZA DE HOJALDRE RELLENA DE CALABACÍN

¡Madre mía, por fin volvemos a la normalidad! No sé vosotros pero yo, lo que más disfruto de las fiestas navideñas son las semanas previas. Me encanta pasear por Madrid iluminado y decorado con las luces y los escaparates navideños, prever las comidas y cenas, hacer listas de los ingredientes que tendremos que comprar así como ir imaginando posibles regalos, en especial para los peques de la casa que, sin duda, son los que más disfrutan de estas fiestas.

Y es que, pensándolo fríamente, en tan sólo 7 días (si no contamos Reyes) estamos concentrando 2 cenas  contundentes, 2 comidas y, aparte, los que como yo viajamos a nuestra ciudad  natal, aprovechamos para organizar en algún día que nos quede libre de esos 7, la reunión de primos maternos, la de primos paternos, la de amigos de la infancia y un largo etc. Conclusión ... ¡una auténtica locura!

No obstante, siempre hay que sacar provecho de estas reuniones y, si hay algo que me encanta de las comidas que organizamos en las que cada uno lleva un plato, es que siempre sales de allí con una receta nueva espectacular que no conocías.

Eso precisamente me pasó estas navidades con la receta que os traigo hoy. Fue la trenza de hojaldre rellena de calabacín que trajo mi prima Mª Carmen para la reunión de primos de estas navidades y cuya receta me pasó y quiero compartir con vosotros.



trenza de hojaldre rellena de calabacín


A tiro pasado, viendo las fotos (¡si es que has tenido tiempo de tomar alguna!) y, ya descansada en tu casa, disfrutas de recordar estos días.

Desde hace unos años, dado que somos 5 hermanos con, en total, 11 niños, pasamos las navidades en un chalet que tenemos en Cuenca, para que podamos juntarnos todos allí.


trenza de hojaldre rellena de calabacín


Es una locura pues nos juntamos muchísimos pero los niños disfrutan de lo lindo, están en plan salvaje y se pasan el día jugando al aire libre por mucho frío que haga. Este año, ¡hasta decidieron "construir" (por decir algo) una cabaña y, hasta altas horas de la noche, linterna en mano, se dedicaban a la ardua tarea de levantarla. ¡Ni qué decir tiene que, tras unas horas intentando barrer la cantidad de hojas que había, decidieron acumularlas y convertirlas en una "piscina" a la que se comenzaron a tirar desde lo alto de un montículo de arena imitando un trampolín.


trenza de hojaldre rellena de calabacín


trenza de hojaldre rellena de calabacín

Otros días, mientras las hermanas nos quedábamos con mi madre organizando cenas, comidas o compras, nos aprovechamos de la presencia de mi hermano Javi que vive en Londres y que, con lo niñero que es, cada vez que viene organiza excursiones donde intenta (sin mucho éxito) cansar lo máximo posible a estas criaturas.


trenza de hojaldre rellena de calabacín


Cada día escoge una ruta e intenta llevarse a los niños a un sitio distinto. Lo bueno de Cuenca es que desde la misma ciudad hay muchas rutas para hacer excursiones sin necesidad de coger el coche y con unas vistas espectaculares así que, con una mochila, agua y algo de picar, pasan la mañana y les da tiempo de volver a tiempo para tomar las cañas con los amigos (importante, ¡también es sagrado el momento de las cañas en estos días! ... por aquello de socializar)


Vista panorámica de Cuenca
Foto de Javier Ortí Picazo
Cuenca
Foto de Javier Ortí Picazo

Casas Colgadas - Cuenca
Foto de Javier Ortí Picazo


Y, sin más, vamos con la receta de esta espectacular trenza de hojaldre rellena de calabacín. A todos nos encantó y, en cuanto volví a Madrid, la hice para una merienda (¡otra!) con los amigos el día de Reyes.

INGREDIENTES:

-1 masa de hojaldre cuadrada

Para el relleno:

- 1 calabacín
- 1/2 cebolla
- 2 o 3 lonchas de bacon
- 50 ml de nata (crema) para cocinar
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- Azúcar moreno para espolvorear
- Sal
- Pimienta (opcional)
- Un huevo para pintar la trenza

ELABORACIÓN

En primer lugar preparamos el relleno. Es mejor prepararlo con antelación ya que, a la hora de rellenar la trenza, tiene que estar frío. Yo lo preparé el día de antes y lo guardé en el frigorífico.

En primer lugar pelamos y cortamos en rodajas más o menos finas el calabacín y la cebolla.
Cortamos en trozos pequeños las lonchas de bacon y reservamos.
Colocamos en una cacerola el aceite, la cebolla y el calabacín, espolvoreamos un poco de sal y sofreímos bien hasta que el calabacín suelte el agua y quede todo bien hecho. Lo dejamos a fuego lento que se vaya haciendo, dándole de vez en cuando una vuelta con una cuchara de madera.

Cuando veamos que está bien tierno el calabacín y la cebolla, incorporamos el bacon previamente cortado en trozos pequeños y rehogamos un poco.

Añadimos la nata (crema) y rectificamos de sal, en caso de ser necesario ya que ya habíamos puesto un poco al principio y el bacon añade más sal a la mezcla. Si lo deseamos, echamos un poco de pimienta.

Dejamos que reduzca, apagamos y dejamos enfriar.

Trenza de hojaldre rellena de calabacín


Para montar la trenza:

Precalentamos el horno a 190º.

Extendemos la masa de hojaldre sobre el mismo papel que la recubre y, a ser posible, sobre la bandeja del horno donde vayamos a hornearla para evitar mover la trenza una vez formada.

Podemos extenderla un poco con la ayuda de un rodillo, sin pasarnos, símplemente un poco.

Mentalmente dividimos la masa en 3 partes longitudinales. Doblamos primero una de las partes hacia el centro y apretamos un poco con los dedos para marcar.

Hacemos los mismo con la otra parte.

Para hacer la trenza cortamos, tal y como aparece en las fotos con la ayuda de un cuchillo, haciendo cortes longitudinales en las dos partes de los lados, dejando el centro para el relleno e intentando que los cortes sean similares (unos 2 cm) para que nos sea más fácil darle forma a la trenza.


trenza de hojaldre rellena de calabacín



El centro lo rellenamos con la mezcla. Intentamos no llegar hasta los bordes de arriba y abajo para que al cerrar no se nos salga la mezcla.

Una vez rellena, vamos formando la trenza. Para ello, vamos alternando un trozo de hojaldre de la derecha y otro de la izquierda hasta que hayamos llegado al final, intentando no dejar huecos para que no se salga la mezcla.

Los bordes los sellamos lo mejor posible juntándolos para que no se nos salga el relleno.

Pincelamos la trenza con huevo y espolvoreamos con azúcar moreno.

Introducimos en el horno unos 20 minutos aproximadamente. La trenza tiene que quedar bien dorada.

Sacamos del horno y dejamos enfriar bien sobre la misma bandeja del horno. Una vez fría ya podemos pasarla a otra fuente. Es importante dejarla enfriar bien para que no se nos rompa al pasarla ya que estará demasiado blanda.


trenza de hojaldre rellena de calabacín


Es de esas recetas que gusta muchísimo y tendréis el éxito garantizado. El azúcar moreno por encima le da un toque dulce y crujiente que contrasta con el salado del relleno.



trenza de hojaldre rellena de calabacín


Cuando preparéis esta trenza, podéis triplicar los ingredientes del relleno y aprovechar para preparar estos ricos espaguetis, tendréis una comida resuelta para otro día de la semana.


trenza de hojaldre rellena de calabacín


Ya me contaréis si os animáis a prepararla, os aseguro que está riquísima.

Aprovecho para agradecer a mi prima su aportación al blog, ¡me encanta compartir recetas ricas con todos vosotros!

Blogging tips