DESAYUNO A BASE DE AVENA Y CHÍA

Sabéis que me encanta la avena en todas sus versiones, nunca falta en casa uno o dos paquetes de avena para utilizarla en múltiples recetas. En el blog tengo ya algunas publicadas, como la granola o los muffins de granola. Este receta es de Karla, del blog Pizca de Sabor. Soy fiel seguidora suya, me encanta su blog, cómo explica todo con su paso a paso y todas las recetas que tiene. En cuanto la vi supe que tenía que probarla así que, aquí tenéis una opción de desayuno a base de Avena y Chía muy nutritiva.
Desayuno a base de avena con chía





Ya os he hablado de la cantidad de propiedades que tiene la avena (proteínas, rica en grasas no saturadas, en hidratos de carbono (sensación de saciedad), en fibras y vitaminas (hierro, calcio, zinc, sílice, yodo y fósforo). Hoy os hablaré de las propiedades de la chía.

A las semillas de chía se le atribuyen 2 veces la proteína de cualquier otra semilla, 5 veces el calcio de la leche entera, además del boro, mineral que ayuda a la absorción del calcio en los huesos, 2 veces la cantidad de potasio de los plátanos, 3 veces más antioxidantes que los arándanos, y 3 veces más hierro que las espinacas, aparte de grandes cantidades de ácidos grasos esenciales omega 3. También es fuente de magnesio, manganeso, cobre, niacina, zinc y otras vitaminas (Fuente: www.semillaschia.es).

La chía es originaria del centro y sur de México y Guatemala donde su consumo es habitual, sobre todo para la preparación de aguas frescas. Aquí en Europa su consumo empieza a aumentar ahora aunque todavía no es fácil encontrarla. La suelen vender en herbolarios y tiendas bio aunque también se pueden encontrar en algunos híper mercados como Leclerc.

En esta época del año, en la que, entre alergias y astenia primaveral, tenemos que cuidar nuestra alimentación un poco más de lo habitual, este tipo de desayunos nos ayudarán a comenzar el día con muchísima energía.



En mi caso, me encanta porque es facilísimo de preparar y, debido a que madrugo mucho y apenas tengo tiempo de estar preparándome  desayunos muy elaborados, lo dejo preparado por la noche y me olvido.

Desayuno a base de avena con chía


Si le añadís en el momento de consumirlo, cualquier fruta fresca, fruto seco u otro tipo de semillas (semillas de girasol, calabaza...) aumentaréis las vitaminas y proteínas. 

INGREDIENTES: (para 1 persona) 

- 1/3 de taza de copos de avena
- 1 taza de leche 
- 2 cucharadas de semillas de chía
- Miel, sirope, azúcar o el edulcorante que gustéis (cantidad al gusto)
- 1/4 cucharadita de extracto de vainilla
- Opcional: En el momento de servirlo, cualquier tipo de fruta fresca, fruto seco o semillas 

ELABORACIÓN:

Se introduce en un recipiente con tapa (bote de cristal, tupper, etc), se mezcla bien y se guarda en el frigorífico toda la noche.

Es así de sencillo, ¿qué os parece?




Lo podéis conservar hasta 4 días en la nevera. Yo suelo envasarlos en envases individuales weck que tienen su tapa hermética y se conservan perfectamente.

Desayuno a base de avena con chía


Me gusta acompañarlos de moras que todavía conservo congeladas desde el pasado mes de septiembre cuando fuimos a recogerlas para hacer mermelada de moras.

¿Os gusta la chía? ¿la habéis probado alguna vez?





Blogging tips