ARROZ A LA MEXICANA

El arroz se suele servir en México como plato aparte (como una sopa seca, como se les denomina allí) en sustitución de una sopa líquida, o bien presentarse ambas en la misma comida, tal y como era habitual en las antiguas haciendas, como acompañamiento de cualquier otro plato.
"El arroz a la mexicana" siempre incorporará, entre sus ingredientes, la cebolla y el tomate.



INTREDIENTES: (Para unas 4 personas si se sirve como acompañamiento o 2 si es como un entrante)

- 315 gr de arroz
- 2 tomates (jitomates)
- 4 cucharadas de aceite para sofreir (*)
- 1/3 de cebolla cortada en cuadraditos
- 3 dientes de ajo
-1 litro de caldo de pollo (casero, comprado o, en su defecto, se puede utilizar agua y una pastilla y media de caldo de pollo)
- 1 chile serrano (opcional, depende de si os gusta picante. Puede utilizarse freso o en conserva)
- 125 gr de zanahoria picada
- 30 gr de guisantes (chícharos)
- Una lata pequeña (140 gr) de maíz dulce.
- Sal
- Tomillo

(*) yo utilizo aceite de oliva suave pero podéis sustituirlo por cualquier otro de vuestra elección.

ELABORACIÓN:

- Picar el tomate y reservar.
- Picar el ajo y la cebolla y poner a sofreír con el aceite unos 2 minutos.
- Añadimos a la sartén el arroz y sofreímos bien, dándole vueltas  hasta que los granos de arroz queden translúcidos y se separen fácilmente.
- Incorporamos el tomate picado . Seguimos removiendo con frecuencia durante otros 4 minutos aproximadamente.
- Agregamos el caldo de pollo, el chile (entero), la zanahoria picada, maíz y los guisantes (chícharos) y espolvoreamos tomillo por encima.
- Añadimos la sal.
- Cuando empiece a hervir, tapamos y dejamos cocer a fuego medio durante unos 20 minutos o hasta que veamos que el líquido se ha evaporado y el arroz esté en su punto. Una vez terminado el tiempo, dejamos reposar unos 2 minutos con la tapa puesta para que se termine de hacer bien el arroz (en caso de que le falte un poco) y, transcurridos esos minutos,  retiramos la tapa para que no se nos pase el arroz y quede demasiado hecho.






Lo podemos servir como acompañamiento de muchos platos, como por ejemplo del mole poblano, mole negro, tinga, cochinita pibil, cochito y un largo etc.

Es un plato que no debe faltar en una comida mexicana, una taquiza, fiesta, etc.











Blogging tips