PAN INTEGRAL DE CENTENO CON SALVADO Y SEMILLAS (en panificadora)

Sin darnos cuenta ya estamos en 2016 ¡parece mentira cómo se pasa el tiempo! Espero que hayáis disfrutado de vuestras navidades y que seáis capaces de cambiar el chip para reanudar la rutina habitual. Creo que, en el fondo, todos lo estamos deseando una vez pasadas estas fechas, ¿o no?

Hoy os traigo una receta de pan integral de centeno con salvado y semillas, adaptada de una receta que descubrí hace unos meses en el blog de Postres originales.  Pilar tiene muchas recetas de pan en panificadora y ya sabéis que es uno de mis artilugios de cocina preferidos.

Si bien tengo que confesar que hacer pan es una de las mayores placeres que hay (desde el momento del amasado con las manos, la fermentación, levado y horneado) soy realista y sólo en ocasiones especiales puedo darme el lujo de prepararlo así y suele ser en fin de semana. Trabajando fuera de casa a 25 kilómetros y con una niña en edad escolar, hay que optimizar al máximo el tiempo y la panificadora es uno de mis grandes aliados.

Ya sabéis que en casa somos de pan casero y  mi hija me ha salido muy sibarita respecto a este tema. Sólo come el pan que hacemos en casa y el que compramos cuando vamos a  Cuenca en la panadería de toda la vida. Por lo tanto, para el día a día, hago uso de la panificadora. Suelo hacer pan una o dos veces a la semana y es el que vamos consumiendo.

Esta receta de pan integral de centeno con salvado y semillas nos gusta mucho, está repleta de fibra por las harinas que utiliza y proteínas por las semillas por lo que resulta muy nutritiva. En el blog tenéis también la receta de pan de molde, más sencilla y muy rica también por si no sois tanto de panes con harinas integrales.





INGREDIENTES:

- 360 ml de leche a temperatura ambiente (la que consumáis habitualment)
- 20 ml de aceite de girasol
- 1 cucharada  de miel
- 300 gramos de harina de fuerza
- 125 gramos de harina integral de trigo
- 125 gramos de harina integral de centeno
- 6 gr de levadura de panadero seca (o 18gr de levadura fresca)
- 10 gramos de sal
- 20 gramos de salvado de avena
- 40 gramos de semillas variadas (amapola, girasol, calabaza)




ELABORACIÓN

El uso de la panificadora es sencillísimo. Por si tenéis dudas, podéis leer al respecto en esta otra entrada. Basta con incorporar, en primer lugar, los ingredientes húmedos (leche, aceite y miel, en este caso) posteriormente las harinas y terminaríamos con la sal y la levadura. Ya sabéis que es importante colocarlas en extremos opuestos para que la sal no bloquee el efecto de la levadura. 

Reservamos las semillas

Escogemos un programa adecuado, en mi caso el de pan integral (dura casi 3 horas y media). Justo cuando oigamos el pitido (después del amasado), añadimos las semillas (de esta forma no se romperán en el amasado y quedarán intactas). 

Este pan es compacto por lo que es ideal para sandwiches aunque tostado está riquísimo acompañado de mantequilla y mermelada para el desayuno o simplemente aceite y sal.

Se conserva bien unos 5 días metido en una bolsa de plástico. Pasados un par de días ya no estará tan fresco pero, si lo metemos en la tostadora, quedará perfecto. 

Si somos pocos en casa, lo que podemos hacer es, una vez frío, cortarlo en rebanadas, meterlo en una bolsa de congelación y meter en el congelador. Cada vez que queramos consumirlo, bastará con sacar una rebanada, directamente del congelador, y meterla en el tostador a máxima potencia (la mayoría tienen la opción de descongelado). Quedará perfecta, como recién hecha.



Si alguien se ha planteado comprar una panificadora y no lo hace por miedo a no utilizarla, os aseguro que, si os gusta el pan casero y no disponéis de tiempo habitualmente para hacerlo vosotros, le daréis mucho uso. La mía fue muy barata, no llegó a los 23€ (hace ya muchos años) pero mi hermana la tiene desde hace menos y también le salió muy bien de precio. Me han comentado que la que venden en LIDL tiene muy buena calidad también y no llega a los 50€. Os lo comento porque he visto panificadoras de todo tipo de precios, algunas que triplican éstos que os comento y que yo, personalmente desconozco. Sin embargo, las que conozco dan muy buen resultado y por un precio muy asequible.

¿Tenéis panificadora en casa? ¿Alguna vez os habéis planteado comprar una?

Por si alguno está interesado, mi panificadora la compré en Makro pero en Lidl sacan a la venta, de vez en cuando, una que está muy bien. Os dejo ésta otra de Amazon muy parecida a la mía, con los mismos programas, por si queréis echarle un vistazo.




Blogging tips