martes, 12 de septiembre de 2017

CHIPS DE BONIATO (O CAMOTE)

Ya sea porque has decidido cuidarte y eliminar de tu dieta los aperitivos menos saludables como pueden ser las patatas fritas o ya sea porque busques  otras opciones más nutritivas, los chips de boniato (o camote) son una excelente alternativa, muy versátil y sencilla de preparar.

El boniato es un tubérculo muy energético, con cierto sabor dulce y muchas más propiedades que la patata entre las que cabe destacar: carbohidratos complejos, bajo contenido de sodio, grasa y colesterol, alto contenido de fibra, vitamina A, vitamina B6, potasio, calcio y manganeso.

La época de los boniatos va de octubre a marzo aunque cada vez es más frecuente encontrarlos durante todo el año en algunos puntos de venta. En casa nos encanta y lo cocinamos de muchísimas formas, como la crema de boniato y zanahoria o "dulce de camote".





Hay muchas formas de preparar estos chips de boniato. Podéis hacerlo en el microondas, horno, fritos (la opción menos saludable) o bien utilizando (aquellos que lo tengan) un deshidratador de alimentos. Os explico cómo hacerlo de todas estas formas.

INGREDIENTES:

- 1 boniato (camote) grande
- Aceite de oliva virgen (o cualquier otro tipo de aceite que soláis utilizar)
- Especias: Las que más os gusten (tomillo, orégano, hiervas provenzales, etc)
- Sal

En primer lugar, lavamos bien los boniatos. No hace falta pelarlos pero, en caso de que no sean ecológicos, para intentar eliminar la mayor cantidad de pesticidas, etc, lo lavamos bien con ayuda de un estropajo, frotando para eliminar todas las toxinas.

Cortamos en rodajas lo más finas posibles. Si disponemos de una mandolina mejor, pues así nos aseguramos de que todas las rodajas serán del mismo grosor.

Colocamos todas las rodajas de camote en un bol y rociamos el aceite (si tenemos un pulverizador, mejor). Espolvoreamos las especias escogidas y damos bien de vueltas para que quede todo bien impregnado.




Preparación de los chips de camote en microondas:

 Es la forma más rápida pero tenemos que tener cuidado de que no se nos quemen. Para ello, colocamos en un plato, entre dos láminas de papel de cocina, las rodajas. A máxima potencia, programamos unos 2 minutos y abrimos para ver qué tal va.

Tienen que quedar secas pero con cuidado de que no se nos quemen. Si vemos que hay alguna que está hecha, sacamos y programamos el resto de 2 en 2 minutos hasta que veamos que se han hecho por completo. Más vale ir programando poco a poco y sacando las que se vayan haciendo, es muy fácil que se pasen y se quemen.

Seguimos colocando las distintas tandas de chips hasta terminar.

Preparación de los chips de camote en el horno:

Calentamos el horno a 120ºC.
Colocamos sobre una bandeja de horno las distintas rodajas de camote. A la media hora, abrimos y vemos qué tal va el horneado. Damos media vuelta a las rodajas y seguimos horneando media hora más. Vamos vigilando por si hay alguna rodaja que se vaya haciendo antes y las vamos sacando para evitar que se quemen.

Preparación de los chips de camote fritos:

Calentamos aceite en una sartén, lo suficiente para cubrir las rodajas de camote. Vamos echando por tandas, para que se frían bien. Aproximadamente un minuto por puñado de camotes. Nos daremos cuenta de que están bien fritos porque empiezan a dorarse y ondularse.
Sacamos y colocamos sobre una bandeja cubierta de papel de cocina para que absorba el excedente de aceite.

Preparación de los chips de camote con deshidratador de alimentos:

En casa tenemos un deshidratador de alimentos de la marca Caltronic que compré hace unos años para secar las galletas glaseadas. La verdad es que parece mentira pero, al final, lo he terminado utilizando bastantes cosas como deshidratar frutas, setas ... ¡y también rodajas de camote!

Esta es la forma que yo utilizo pues es con la que más duran los chips de camote. Con el resto de las formas que os he explicado, hay que consumirlos casi al instante si no quieres que pierdan su característica crujiente aunque, aún así,  siguen estando muy ricos.

Colocamos los chips de camote en el deshidratador y nos olvidamos de ellos pues tardan entre 8 y 12 horas en deshidratarse aunque siempre viene bien echar un vistazo de vez en cuando. El deshidratador que tenemos no tiene opción de cambiar la temperatura, es fija y, si os digo la verdad, no tengo ni idea de a qué temperatura funciona.




Si no los habéis probado, os animo a hacerlo. Están riquísimos y mucho más saludables que las patatas fritas, doritos, etc.


1 comentario:

Me encanta recibir y leer vuestros comentarios ¡Gracias!
Si tienes alguna pregunta que hacerme, recuerda hacer clic en la casilla de la derecha para recibir la respuesta en tu correo.

Blogging tips